lunes, 10 de octubre de 2011

Por los puertos de La Morcuera y Canencia.

9 de Octubre de 2011. 
Soto del Real - Pto. Morcuera - Pto. Canencia - Miraflores - Soto del Real

Hoy he cargado la bici en el coche y me he ido a Soto del Real. He subido hasta la gasolinera que hay camino de Miraflores y he aparcado enfrente, donde comienza el camino hacia la Finca Jacaranda, y hacia el Pto.de la Morcuera. No pensaba que hiciese tanto frío, menos mal que iba con mi "Damart Thermolactyl", que si no me tendría que haber vuelto a Madrid totalmente fracasado, sin haber dado ni una pedalada. Cuando he bajado del coche a las 8:00 había una temperatura de 6 grados.


He comenzado a pedalear con la sensación extraña de empezar a subir a un puerto nada más montar en la bici. Siempre que he subido a La Morcuera llevaba ya en las piernas unos 25 o 30 Km. La verdad es que es bastante más cómodo y no llego a Madrid hecho unos zorros.

Conforme iba pedaleando se me ha ido pasando el frío, que ha pasado a ser "fresquito". He visto un cervatillo en la subida al puerto de la Morcuera. Me miraba totalmente quieto, y cuando he sacado la cámara de fotos, se ha ido.

Como iba más descansado que la vez anterior que subí por este camino, me he fijado más en el entorno y me he dado cuenta de que hay un camino que va paralelo por debajo de la pista forestal, en el que hay unos cuantos grupos de colmenas. La próxima vez tengo que ir por allí para verlo más de cerca.

Los arroyos que bajan por la montaña sólo tenían un hilito de agua, pero el embalse de Miraflores estaba lleno hasta arriba. Hoy no me ha hecho falta tanta agua como en otras ocasiones, será por haber hecho menos kilómetros y por el fresquito que hacía.
El embalse de Miraflores.
Llegando ya al final de la pista forestal, es decir, a la carretera del Pto. de La Morcuera me he encontrado al primer ciclista. Debo ser de los más madrugadores. Dos kilómetros después, en el puerto, había un autocar del que se han bajado un montón de excursionistas que me han animado en los últimos metros. Una vez arriba   me he dejado caer hasta el comienzo de la pista forestal que me llevaría hasta el puerto de Canencia.

Ha sido la primera vez que hago en bici esta pista. Es bastante cómoda, sólo tiene al principio unas cuestecitas que comparadas con las anteriores son de risa. Después de acabar con estas cuestas, el camino se hacía horizontal y cuesta abajo. Nada más atravesar una valla, he visto unos cuantos cazadores apostados en una loma que, según decían unos carteles era la "loma del Noruego". He pensado que tal vez mi presencia les molestase pero bueno, tengo tanto derecho como ellos a estar allí... Una señora iba andando a buen paso, de vez en cuando ponía su bastón en horizontal y seguía caminando mientras ejercitaba los brazos.

Desde la pista Pto. Morcuera - Pto. Canencia. El embalse de Pinilla al fondo.
Otra vista desde la pista.
En esta primera mitad del camino hacia el Pto. de Canencia, se podía ver otra pista forestal que discurría mucho más abajo. En otra ocasión tengo que encontrar la forma de llegar hasta allí. Más adelante me he llevado la grata sorpresa de encontrarme dos fuentes. Lo que no sé es si en los meses de verano, que es cuando más se necesitan, estarán secas.

Fuente en el camino.


Otra fuente.

Continúo por la pista y llego hasta el puerto de Canencia. Ya había unos cuantos coches de excursionistas, algunos de los cuales (los excursionistas) se habían cruzado conmigo en el camino. Desde allí, bajada por carretera hasta Miraflores. Hacía años que no pasaba en bici por allí y me ha sorprendido el asfalto nuevo. Antes estaba bastante deteriorado.

Nada más dejar Miraflores atrás me he acordado de un sitio muy bonito que hay a la entrada del pueblo:" La Gruta de Begoña" es un santuario al aire libre muy bonito y que poca gente conoce. Está situado en un cortado desde el que se ve el río Miraflores encajonado entre las rocas. 

La subida en bici hasta allí desde la carretera es corta (400 metros) pero empinada. Merece la pena subir hasta allí. Antes de la entrada hay un pasillo al aire libre con una alfombra verde. He llegado hasta la puerta desmontado de la bici, y el jardinero que había me ha dicho muy amable que la próxima vez, por favor, deje la bici al comienzo de la alfombra, porque el otro día entró uno montado y dejó dos marcas de las ruedas al frenar.
Poco antes de entrar en Miraflores, viniendo desde Soto. En este punto hay que coger el camino empedrado de la izquierda y seguir las indicaciones.

Entrada a la Gruta de Begoña.

La capilla al aire libre.

Otra foto de la Gruta de Begoña.

Vista desde la Gruta de Begoña.

Después de la visita turística, bajada hasta el lugar de partida y vuelta a casita.

El mapa de la ruta en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario