lunes, 27 de junio de 2011

Subidos al Lomo

Recorrido: Madrid - Soto - Gasolinera - El Lomo - Fuente del Cura - Miraflores - Soto - Madrid.
Distancia:  110 Km.
Duración:  6 horas y media

Embalse de los Palancares.
Ayer me fui hasta el Lomo, que es un sitio que está cerca de Soto del Real y desde el que hay muy buenas vistas. Está a una altura de 1470 metros, pero no es una subida exagerada, a excepción de unos pocos tramos, que además no son muy largos. Es un camino que sube por las faldas de las montañas que rodean la Hoya de San Blas.

La entrada a la Hoya de San Blas. Al fondo el embalse 
de Santillana.
El punto pintoresco del día lo pusieron unos tíos a los que no sé si calificarlos de perro-flautas (ahora tan de moda) o simplemente de niñatos. El caso es que estaban al lado de un arroyo, muy limpio por cierto, tumbados en colchonetas entre los coches, con un generador de gasoil encendido y música chunda chunda. Me pareció un poco absurdo irse a la paz del campo a fastidiarlo todo con el ruido del generador y de la música mierdosa que tenían puesta.

Al subir hasta el Lomo hay bastantes arroyos al borde del camino, o sea que la falta de agua no es un problema. Es agua potable, no hay civilización aguas arriba, y yo bebí ayer y no me ha pasado nada.

Bloques de piedra en el camino hacia el Lomo.
Lo bueno de este recorrido es que si se hace desde el camino que empieza en la gasolinera que hay en la carretera desde Soto a Miraflores, no tienes por qué llegar muy cansado hasta la cima. Además al volver  pasamos por el camino que va hasta la Fuente del Cura, que es casi todo cuesta abajo, también por un camino muy bonito.

Más información y mapa de la ruta en http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1810837
Desde el Lomo: Embalse de Santillana al fondo. Enfrente el Jaralón, dónde hay una mina de gneiss abandonada.

Desde el Lomo: Piedras superpuestas, embalse de los Palancares y cerro de San Pedro.
Hoya de San Blas.

martes, 21 de junio de 2011

Por los caminos de Isabel II

Madrid – Camino del Canal de Isabel II hasta M-104 – Camino Bajo de Pedrezuela otra vez hasta M-104 -  Camino del Canal de Isabel II hasta Carretera de Colmenar Viejo -  Madrid

Distancia:           Aprox. 65 Km.
Tiempo:              4 horas aprox.

Salida a las 07:30 de mi casa hasta Tres Cantos por el carril bici. Seguimos por el carril bici hasta el King’s College en donde nos ponemos en modo carretera. Una vez allí pasamos por el centro de tratamiento de aguas de El Bodonal. Seguimos y la carretera se acaba. Pasamos a pedalear por un camino que es bastante ancho, y seguimos por él. Una vez llevados a este punto, me dejo de explicaciones y os remito al mapa de wikiloc (http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1788848) en donde podéis ver la ruta y el perfil de la misma. Los puntos han sido introducidos a mano, por lo que si los descargáis en GPS puede que no sean muy exactos, de todas formas, para que veáis la ruta en el mapa son perfectamente válidos.

Los tramos de los caminos del Canal próximos a la carretera M-104 (Colmenar-S.Agustín de Guadaliz) por el sur tienen más árboles que los tramos cercanos a Tres Cantos. El recorrido está bastante bien, hay algunas cuestas que cuestan (valga la redundancia), sobre todo unos 2  kilómetros antes de llegar a la M-104, pero en general es un recorrido asequible.

Es importante llevar agua, y bastante, ya que por el camino, a pesar de transcurrir por los conductos de agua de Madrid, no hay ni una sóla fuente (o yo no las vi).

Por los primeros tramos del Canal veréis bastantes conejos cruzando los caminos, sobre todo si hacéis el recorrido por la tarde. También algunas vacas que pastan sueltas por allí.

Hay un tramo por el que no pienso volver a pasar nunca. Se trata del tramo del “Camino Bajo de Pedrezuela” que está al norte de la M-104. Es un tramo de unos 2 km., pero que se me hizo eterno. Hay que andar con los cinco sentidos para pasar de un lado a otro del camino, pues está lleno de piedras y roderas. Vamos, que si vuelvo a repetir esta ruta, buscaré algún tramo alternativo.

En resumen una ruta entretenida, pero mejor en un día no muy caluroso.

Aquí van unas fotos.
Acueducto de Mojapán.
Puente del AVE, poco antes de llegar a la carretera de Colmenar Viejo.



lunes, 13 de junio de 2011

Monster Jam.

Pues sí. El sábado pasado me fui con mi hijo de 9 años a ver el Monster Jam. La experiencia no estuvo mal, aunque yo mejoraría el sonido...

El ruido era ensordecedor, y no por los motores de estos bichos, sino por el sonido estruendoso de los altavoces: algo insoportable. Con razón había gente con tapones para los oídos...Nosotros pagamos la novatada.

Otra cosa que me molestó bastante es que en los estadios no está prohibido fumar. Nos tocó delante una petarda que de vez en cuando se encendía un apestoso cigarro, y de vez en cuando nos llevagan vaharadas de su apestoso y putrefacto humo. Espero que prohiban también fumar en los estadios.

Bueno, ahora empezaremos por lo positivo...No todo van a ser p....fumadores y sicópatas del ensordecimiento.

Los locutores intentaban hacer vibrar a la gente con un espectáculo que sí, estaba muy bien, pero en España, no nos engañemos...no hay tradición de este tipo de espectáculos. Aunque están bastante bien y son entretenidos, yo creo que el espectador español no llega al grado de "frikismo" de los americanos.
Cuatro de los participantes antes de comenzar.

Otro aspecto graciosete, y que muestra que aquí todo este tinglado es una novedad era la locución. Había dos locutores, uno que parecía español y el otro debía ser de Méjico. Las expresiones como: reversa (por marcha atrás), manejar (por conducir), llantas (por neumáticos), etc...eran constantes, y la verdad es que no desentonaban, ya que era igual que cuando lo ponen por la tele.

"Iron Man" en pleno salto.

La primera "competensia" consistía primero en una eliminatoria en la que los 10 participantes se dividían en grupos de 2 y hacían un "one to one", es decir, que salían de lugares opuestos del circuito y tenían que completarlo antes que el otro. Al final sólo quedaba uno que era el ganador de esa parte de la competición (perdón, "competensia").

La segunda era el Free-Style. Cada uno de los 10 participantes hácía el recorrido que quería durante 90 segundos. Si el jurado veía que lo hacía bien, le daban otros 30 segundos para seguir haciendo el macarra. Todo lo que hacían era puntuable. Muy importante: el dar marcha atrás está muy penalizado. Por eso tienen que calcular muy bien el trazado, porque si salen mal de un obstáculo pueden verse obligados a afrontar el siguiente por algún lado por el que pueden volcar. De hecho hubo cuatro vuelcos.

Se me olvidaba, también hubo actuación de motoristas free-style, que son los que dan volteretas en el aire. También estuvo muy bien.

En resumen. Os lo aconsejo. Nos lo pasamos muy bien.

En SugarSync he dejado fotos y vídeos en el enlace siguiente:
https://www.sugarsync.com/share/d5jhyncrwoa3s

No sé si estará accesible para todo el mundo. Yo lo he puesto sin password...

domingo, 5 de junio de 2011

Madrid - Manzanares el Real - Los batanes de Colmenar

Distancia: 90 km.

Hoy ha sido una salida en bici de MIERDA. He pinchado 4 veces. Y no es que  no haya sacado las espinas clavadas en la rueda, no...es que una y otra vez se clavaban espinas, no sé de qué planta maldita.

He salido de casita pronto, a las 7:30, rumbo a Colmenar. Tenía la intención de ir hacia la Hoya de San Blas, en Soto del Real, pero estaba con una rodilla un poco chunga, y he cambiado de idea en Colmenar.

He cogido un camino que hay a la derecha nada más dejar el carril bici en el cruce entre las carreteras de Soto, Cerceda y Colmenar. Nunca había ido por allí, pero estaba muy bien: llanito y en buen estado. Al llegar al final, encuentras que el camino sigue a la derecha y a a izquierda. He seguido hacia la derecha con la esperanza de poder acercarme a la presa de Santillana, pero no es posible, unos 500 metros más adelante hay una valla y no se puede pasar. Eso sí, la torre del embalse se ve muy bien.
Torre del Embalse de Santillana.
Como por ese lado no había nada que rascar, volví sobre mis pasos y continué por el camino, siguiendo por el lado derecho que antes he comentado.

Por este lado, siguiendo el camino se llega hasta Manzanares el Real, pero antes, se pasa muy cerca del puente del Batán, un puente romano sobre el rio Manzanares que está al lado de la carretera que va a Cerceda desde Colmenar. El camino hacai Manzanares está en buen estado en general, pero hay bastantes zonas de pedregal que hacen un poco más difícil la rodadura. En general es hacia arriba, pero sin cuestas importantes.
Fuente en el Camino de Santiago, poco antes de llegar a Manzanares el Real
Al llegar a una fuente, hay que coger el desvio de la derecha, marcado como Camino de Santiago. Por ese lado se llega hasta Manzanares el Real. Las vistas desde arriba del pueblo, el embalse y el Yelmo son imponentes. 

Manzanares el Real al pie de la Pedriza.
Una vez arriba, desde dónde se ve el pueblo, no hay que coger el camino señalado como Camino de Santiago, sino otro en buen estado que está a la derecha. El Camino de Santiago en ese tramo es una auténtica mierda, sólo apto para locos que quieran romperse la cabeza.

Una vez en Manzanares, avituallamiento y vuelta por el mismo camino, ya que la carretera cada vez me aburre más.
Campanario de Manzanares el Real con un montón de cigüeñas.

Otra vista de Manzanares el Real. Esta vez también con el embalse.
Al llegar a la altura del puente del Batán me he acordado de que había un camino que llevaba hasta Colmenar. Gran error. Ese camino, o al menos el que he cogido yo es una auténtica pesadilla, con piedras por todos lados que obligan a bajar de la bici, y algunas bajadas imposibles llenas de rocas (me imagino que alguien las bajará montado, yo reconozco que soy un cagao para eso).

Al final he llegado a Colmenar, a la parte nueva del norte. Allí se me ha ocurrido que podía bajar hasta el rio Manzanares y seguir un camino que en realidad es una tubería del Canal de Isabel II, y que el día que fuimos al Puente de la Marmota nos pareció interesante. Pues he bajado hasta el río, he empezado a rodar por el camino y aquí han empezado mis desgracias.

Había rodado unos 50 metros por el camino al lado del río y me he dado cuenta de que la rueda delantera estaba pinchada. La he arreglado, y cuando doy la vuelta a la bici, me doy cuenta de que la trasera también está pinchada. La arreglo y sigo por el camino, como un kilómetro más y me encuentro con una subida del demonio con piedras por todos lados. Había otros dos ciclistas allí que me han dicho que todo el camino que quedaba hasta cerca de Colmenar era sí de asqueros. Así que nos hemos dado la vuelta. Por lo menos he visto los batanes de Colmenar, no hay mal que por bien no venga...

Uno de los batanes que se pueden ver en el cauce del río Manzanares a su paso por Colmenar Viejo.
Una vez subida la cuesta hasta Colmenar, noto que la rueda delantera está floja...En efecto. Otro pinchazo. Lo arreglo y ya sólo pienso en encontrar en Colmenar un sitio dónde tomarme algo frío, porque el agua se me había acabado hace tiempo. Encuentro una tienda adscrita a la alianza con la civilización china (un chino) dónde me he tomado la coca cola más rica de mi vida. Después, hasta casita, ya hasta las pelotas de tanto pinchazo y tanta mierda de espinas en el suelo.

Una vez a la puerta del garaje, me doy cuenta ...¡ De que la rueda delantera está pinchada otra vez!
¡¡¡NOOOOOOO!!!